El despido no es algo que solemos encajar muy bien. Pero hay ocasiones, en donde realmente vemos que es un despido injustificado. Es cuando nos enfrentamos a un despido improcedente.

El despido improcedente es aquel despido en el que sabemos que no tenemos la culpa. Ya sea por un malentendido o un fallo, a veces, nuestro puesto de trabajo puede tambalear. Pero cuando nos encontramos con un despido y sabemos que es improcedente, ¿cuál es el siguiente paso a dar? Por suerte, en Tierno Centella Abogados sabemos qué hacer en cada momento. Y si tu caso es que no sabes cómo defenderte, nuestro equipo se encargará de que se haga justicia.

¿Qué es un despido improcedente?

En primer lugar, vamos a describir lo que es un despido improcedente y las características que debe presentar. Un despido improcedente no se realiza de manera oficial. Parte de otro tipo de despido.

  • Despido objetivo: cuando se muestra ineptitud del trabajador, cuando se ve que no se adapta a los cambios, cuando se ausenta varias veces en el puesto de trabajo, cuando bajan las ventas demasiado…
  • Despido disciplinario: este se produce cuando las faltas son mucho más graves ya que te enfrentas a no recibir, ni siquiera, indemnización: desobediencia de los jefes, ataque verbal o físico de empleados y familiares de empleados, impuntualidad, indiferencia del trabajo, reducir el ritmo de trabajo de manera voluntaria, discriminación y acoso a compañeros por edad, físico, religión, sexo…

Partiendo de aquí, se produce un despido. Cuando recurres a ese despido, se convierte en despido improcedente cuando el juez dictamina que así es.

Preaviso del despido

Un despido improcedente comienza con una carta de despido. La obligación de la empresa es presentarla 15 días antes de que ocurra. Ya sea colectivo u objetivo, o tendrían que pagarte esos 15 días. Si fuera disciplinario, no tienen por qué guardar los 15 días y menos indemnizarte, ya que un despido disciplinario es bastante grave.

Pero en el caso de que fuera un despido improcedente, tenemos que recibir la carta en la que nos expliquen los motivos del despido. Observad bien la fecha, ya que los trámites parten de esa fecha y escribid al lado de la firma “no conforme”.

Finiquito e indemnización

Como ya dijimos más arriba, en el despido improcedente tienen que avisarte con 15 días de antelación. En el caso de que no suceda, tienen que pagarte los 15 días de la espera. También tienes que reclamar el finiquito. Tendrán que abonarte los días de vacaciones que te corresponden en el caso de que aún no las hayas disfrutado. Y, por último, las cuentas pendientes, como pagos atrasados, están obligados a pagártelos, ya que están trabajados.

En cuanto a la indemnización, ante un despido improcedente en donde queda claro que fue injustificado, deben saldarlo contigo. Si tu contrato está hecho antes del 12 de febrero de 2012, te corresponden 45 días por año trabajado, y que recibirás cada mes, hasta un máximo de 42 meses. Si el contrato es de después del 12 de febrero de 2012, te abonarán 33 días por año trabajado durante los meses siguientes. En un máximo de 24 mensualidades.

¿Qué hacer ante un despido improcedente?

Si vemos que nuestro despido es improcedente, tenemos que actuar lo antes posible. Es decir, no dejes pasar el tiempo y decidas actuar y defenderte sobre este despido, meses después, porque no tendrá los mismos resultados. Tampoco puedes reclamar si lo que ocurre es que finaliza un contrato y no lo renuevan. Si por ejemplo, solo tienes un contrato de un año de trabajo y no lo renuevan, no es despido. Es solo la finalización de un contrato.

En el momento que te echen de la empresa y lo detectes como despido improcedente debes contactar con abogados experimentados que estudien tu caso al milímetro. Estos se encargarán de mostrarte los pasos que debes seguir para reclamar tu puesto o la indemnización correspondiente por un despido injustificado.

Tierno Centella Abogados para su tranquilidad

Nuestro Despacho de Abogados Tierno Centella está especializado en despidos improcedentes y en extinciones de contratos de trabajo. Actuamos para protegerte a ti y a tus intereses cuando el despido es injustificado. Somos un equipo de licenciados en Derecho con experiencia y formación suficiente como para saber qué quieres conseguir de ese mal trago. Con nosotros podrás conseguir:

  • Tranquilidad.
  • Experiencia.
  • Profesionalidad.
  • Máxima indemnización.
  • Y un asesoramiento integral de todos nuestros movimientos.

Contacta con Tierno Centella Abogados

Si quieres enfrentarte a un despido improcedente y reclamar lo que te pertenece, no dejes de contactar con nosotros. En Tierno Centella Abogados sabemos cómo actuar, ya que somos especialistas. Te ofrecemos la primera consulta gratis . Te asesoraremos en lo que necesites para compensar, con la máxima indemnización, ese despido injustificado.