El despido indirecto no es un despido cualquiera. Es algo más complejo. Desde Tierno Centella Abogados queremos acercarte al o que necesitas saber sobre el despido indirecto y cómo enfrentarlo.

Estamos especializados en todo tipo de despidos y solemos encontrarnos con casos bastante enrevesados. Y uno de ellos es el despido indirecto. Muchos lo confunden con un despido procedente. Pero si sabes bien cómo manejar tus cartas y cuentas con la ayuda de profesionales, sabrás cómo actuar ante este despido. Este cese de la actividad laboral es más doloroso, porque entra en juego el factor psicológico. Pones en duda tu propia valía. Pero vamos a estudiarlo con más detenimiento.

Tipos de despido

El despido indirecto, existe. Es cierto que estamos acostumbrados a escuchar otros términos, pero recuerda que un despido indirecto no es un despido. Cada uno tiene diferentes consecuencias. La cesión de la relación laboral no es tan sencilla. Por eso, vamos a ver los diferentes tipos de despido.

  1. Despido objetivo: se trata de un despido que va con todas las de la ley. La empresa puede contar con unas normas y cuando el trabajador las incumple, el despido puede ser inmediato.
  2. Disciplinario: cuando se ha infringido normas de trabajo en cuento a convivencia y relación con los compañeros y resto de la empresa: el acoso laboral, ausencia del trabajo, mala gestión a sabiendas… Aquí entra en juego si el despido es procedente o improcedente. Si es procedente, es un despido justificado; si es improcedente, puede acabar en nulo. Ya que no hay pruebas suficientes que apoyen el despido.
  3. Despido colectivo: cuando la situación de la empresa obliga a reducir la plantilla, para abaratar costes y mantenerse abierta.
  4. Y el despido indirecto: cuando es un autodespido por parte del trabajador, pero provocado por el empleador.

Despido indirecto: todo lo que necesitas saber

Y lo que comentamos más arriba, es el despido indirecto. En este caso, la voluntad del trabajador no es de querer terminar la relación laboral, sino que es el mismo empleador quien lo “provoca”. Pruebas sancionables que pueden propiciar un despido:

  • Falta de desempeño laboral.
  • Falta de respeto al empleador.
  • Omisión de incidencias.
  • Imprudencias en el trabajo que falten a la seguridad de uno mismo y sus compañeros.
  • Acoso laboral

Según el artículo del 160 del Código del Trabajo, en el caso de que fuera cierto este despido indirecto, se procede a una indemnización. Esta indemnización se produce porque, como ya dijimos, a pesar de que sea un autodespido, ha sido promovido por el empleador. Es un despido en toda regla. Y la indemnización corresponde a los días de preaviso.

Si el despido indirecto, no es correcto y se ha tenido que renunciar al empleo por acusaciones que no tienen pruebas o que no son ciertas, se actúa de otra manera. Tienes hasta 60 días para interponer una demanda. En el caso de que sea favorable, la sentencia dicta que debes recibir la indemnización correspondiente al despido sin previo aviso. Y a lo correspondiente a tus años de trabajo, que puede aumentar un porcentaje.

  • 50% cuando la acusación es referente al incumplimiento de las normas de la empresa (artículo 7).
  • 80% cuando la acusación está relacionada al acoso laboral, acoso sexual, improperios al empleador, imprudencias en el trabajo, omisión de problemas… (artículos 1 y 5).

Especialistas en despidos

Para tratar de resolver lo relacionado con el despido indirecto, necesitas a profesionales expertos en despidos. ¿Por qué los necesitas? Es cierto que puedes contar con un abogado cualquiera, pero la especialización es el matiz que cambia el color. ¿Por qué?

  • Para saber cómo actuar ante este despido.
  • Recopilar las pruebas que demuestran que este despido fue “provocado”
  • Informarte de las indemnizaciones.
  • Profesionales especializados con experiencia en el sector que te orientan sobre el despido indirecto.

Si cuentas con los profesionales adecuados, el despido indirecto será un caso sencillo de resolver. Porque contando con profesionales respaldándote, puedes asegurarte ganar el caso. Para ello debes contar con los mejores, como nuestro equipo de abogados Tierno Centella.

Más información en Tierno Centella Abogados

El despido indirecto puede hacerte creer que no estás preparado para un trabajo determinado. Que no reúnes las condiciones o que no actúas correctamente. Y al caer la responsabilidad sobre ti, entras en su juego. Por suerte, si cuentas con los expertos adecuados como los de Tierno Centella Abogados, puedes salir victorioso. No dejes que te la jueguen. Contacta con nosotros para poder explicarnos tu caso. Con nuestro equipo experto, podrás salir ganando de ese despido indirecto.