La excedencia es una figura reconocida en las personas con una cierta antigüedad en la empresa. En el artículo te explicamos en qué consiste, cómo solicitarla y las condiciones de la reincorporación.

La excedencia como derecho laboral

La excedencia está regulada por el Estatuto de los Trabajadores, concretamente el artículo 46. Puede ser solicitada por cualquier trabajador con una antigüedad mínima de 1 año. En principio, esto implica que se dejará de cobrar pero que se puede solicitar la reincorporación en un espacio de entre 4 meses y 5 años con carácter general. No obstante, hay que señalar que la jurisprudencia ha introducido matices en cuanto al cómputo de ese periodo para solicitar prestaciones de desempleo.

Es importante decir que la duración máxima de la excedencia voluntaria va a depender de diversas circunstancias. En las excedencias forzosas, no habrá ese problema porque se permitirá durante el tiempo que se ocupa el cargo que ha generado esa situación. Por lo tanto, no podemos decir que haya un único perfil. Dependerá, fundamentalmente, del origen de la situación y de las circunstancias particulares.

En la inmensa mayoría de los casos, las excedencias son voluntarias, esto implica que es el trabajador el que decide dejar el puesto de trabajo durante un tiempo. Ahora bien, existen las excedencias forzosas cuando una persona es elegida para un cargo público y tiene incompatibilidades; no hay límite de tiempo, pero hay que solicitar la reincorporación en un máximo de un mes después del cese.

¿Tengo siempre derecho a la reincorporación?

Formalmente , pero este es uno de los principales problemas de las excedencias. La empresa estará obligada a readmitirte, siempre y cuando tenga un puesto de categoría equivalente. Lo que sucede es que puede alegar que no lo tiene y es al trabajador al que le corresponderá reclamarlo. Se recomienda que se realice la solicitud a través de burofax o carta certificada con acuse de recibo. En caso de querer reclamar derechos, es fundamental tener una constancia documental.

En la práctica, una táctica de algunas empresas consiste en responder por sistema a la solicitud de reincorporación que no hay plazas. Si se da este caso, el trabajador tendrá que demostrar que la empresa está mintiendo. Como puedes ver, este supuesto es complicado y por eso el asesoramiento legal es en ocasiones necesario.

¿Cuándo utilizar la excedencia?

La experiencia nos indica que la excedencia se tiene que utilizar de forma razonable. Nos vamos a referir, en concreto, a los casos de excedencia voluntaria. La excedencia forzosa se da en cargos públicos y es obligatoria, así que no tiene sentido analizarla. En las grandes empresas, no habrá problemas para la reincorporación. Sin embargo, en PYMES puede ser muy complicado volver al mismo puesto de trabajo. Como la amenaza de una situación de excedencia sine die existe, te recomendamos que tomes la decisión en los siguientes casos:

  1. Si acabas de tener un hijo o tienes que cuidar de una persona dependiente. En este caso, se entiende que es una causa de fuerza mayor. Este es uno de los supuestos en los que la excedencia permite solicitar la reincorporación con mayor flexibilidad. En caso de hijos, el periodo máximo es de 3 años, y de 2 si se trata del cuidado de una persona dependiente.
  2. En caso de que quieras emprender un nuevo negocio o trabajar en otra profesión. La excedencia es una forma de tener un recurso si las cosas no van bien. De hecho, es la alternativa de uso más habitual por parte de los emprendedores con un puesto de trabajo seguro.
  3. El supuesto de tomarse un año sabático es poco común pero, de ser así, te lo puedes plantear. Ahora bien, esto es recomendable solo si tienes recursos económicos suficientes. Este es un caso habitual en funcionarios bien retribuidos o en personas con propiedades o rentas.

Defiende tu derecho a la reincorporación

Como hemos dicho antes, uno de los grandes conflictos está en la reincorporación. Pero, además, se generan otros casos como el derecho a la formación, la antigüedad o las prestaciones por desempleo. Por este motivo, si estás en esta situación, te hará falta contar con un asesoramiento legal especializado. Es importante decir que, desde Tierno Centella, lo podemos ofrecer indistintamente a particulares y empresas. De esta manera, te ahorrarás problemas o una merma de dinero por desconocimiento de cómo funciona la legislación.

Por todos estos motivos, aconsejamos que cuentes con nuestro equipo de profesionales multidisciplinar. Estamos especializados en derecho laboral y nos encargamos de gestionar casos de excedencias. También nos personamos en representación de la empresa o del trabajador si hay que defender sus respectivos intereses.