La legislación laboral española está concebida para minimizar el número de actuaciones judiciales por despido. En este artículo explicamos en qué consiste el proceso de conciliación y sus implicaciones laborales.

¿Por qué hay que pasar por la conciliación?

En primer lugar, porque es obligatorio por ley en la mayoría de los casos. Para que se pueda presentar una demanda de despido por la vía judicial, es condición sine qua non presentar antes la papeleta de conciliación ante el servicio de mediación. Dicho de otra manera, no se podrán iniciar acciones judiciales si se carece de esa papeleta.

¿Cuál es el objeto de este trámite? Para la Administración, reducir costes y trámites. No en vano, los juicios por despido improcedente suponen un trabajo suplementario que se puede evitar si las dos partes llegan a un acuerdo. La tendencia de la legislación laboral española es que el juicio sea el último recurso. Por lo tanto, los funcionarios van a priorizar la búsqueda de un acuerdo lo más satisfactorio posible para ambas partes.

En cualquier caso, es importante recordar lo siguiente: no es obligatorio llegar a un acuerdo. Lo que sí que procede es que se presente la papeleta de conciliación con la resolución final. Por lo tanto, en función de la estrategia que se haya marcado, se puede ir a cubrir el expediente o a lograr un acuerdo.

Hoy en día, es habitual que el trabajador vaya acompañado de su abogado si se busca algún tipo de acuerdo. De lo contrario, es suficiente con que se presente solo a la cita.

Pasos del proceso de conciliación

Hay que recordar que para presentar una demanda por despido improcedente solo se dispone de 20 días. Por lo tanto, este es el primer paso que se tiene que realizar.

Convendrá dirigirse al servicio de mediación de la Administración con la denominada papeleta de conciliación. Allí se tendrá que sellar y se realizará un acta de lo que suceda. Es importante tener en cuenta que sin sello ni acta la papeleta carecerá de validez. Por ejemplo, los plazos no volverán a correr en caso de que no hubiese acuerdo porque no hubo resolución.

El procedimiento puede acabar de cuatro maneras. Cuando hay acuerdo, se considera que finaliza con avenencia. En caso de que no haya acuerdo, sin avenencia. Si no se presenta la empresa, sin efecto y, en caso de que no lo haga el trabajador, desistido. Por lo tanto, son varias las posibilidades a las que se puede acceder.

En cualquier caso, si no se hay acuerdo o no se presenta la empresa, se puede seguir con el proceso judicial. En este caso, el plazo volvería a contar con los días que faltaban para que se cumplieran los 20 prescritos para presentar la demanda. La ventaja es que nadie podrá alegar que no se han realizado los trámites previos en tiempo y forma.

Por otra parte, y en el caso de que haya un acuerdo, los Servicios de Mediación garantizan el cumplimiento. Únicamente hay que solicitar un procedimiento de ejecución que se realizará de oficio. Cuando esto sucede, es la Administración la que se encarga de que, efectivamente, lo acordado se cumpla.

En consecuencia, este paso, además de ser necesario, puede ser una forma de ahorrar trámites y tiempo. Por otra parte, el trabajador puede ir representado por su letrado, de manera que es una opción de llegar a acuerdos.

Cómo defenderte con Tierno Centella

En Tierno Centella estamos especializados en derecho laboral y podemos ser un gran apoyo. Somos conscientes de que la conciliación solo es interesante cuando se hace una valoración de riesgos realista. De esta manera, la mayoría de los implicados pueden valorar hasta qué punto les interesa ir hacia delante con su demanda.

Disponemos de la suficiente experiencia como para defenderte en contextos diversos. Por lo tanto, si te estás planteando llevar a tu empresa a juicio, te podemos ayudar a ganarlo. También somos expertos negociadores si lo que quieres es ganar un proceso de conciliación. Hemos conseguido acuerdos ventajosos para nuestros clientes, ya sean particulares o empresas. De esta forma, podemos garantizar buenos resultados porque conocemos qué nos podemos encontrar. Muchas veces, el conocimiento es poder porque nos permite tomar decisiones prudentes o ajustadas a derecho.

Este aspecto es importante y en nuestro despacho de abogados disponemos de un equipo de profesionales multidisciplinares. De esta forma, garantizamos un mejor servicio.

Por todos estos motivos, te animamos a que nos contactes. Estamos convencidos de que te podemos aportar este plus que necesitas para que no te tomen el pelo.