David del Olmo recibirá 30.000 euros de indemnización por acoso laboral, que le tendrán que abonar su antigua directora general o la empresa en la que trabajaba, según la primera sentencia que se ha dictado en España obligando al acosador a pagar a la víctima.

David sufrió durante tres años humillaciones de la directora general de su antigua empresa hasta ser despedido en abril de 2005, pero consciente de que se había vulnerado «su derecho a la integridad moral» denunció a la compañía y a su jefa por mobbing y por despido.

La sentencia dice la jefa «tenía una actitud de hostigamiento, machacándole y puteándole para ver ver si así se lo quitaba de en medio». El Juzgado de lo Social nº 29 de Madrid dictó el 30 de septiembre de 2005 una condena solidaria, es decir, obligando bien a la empresa o bien a la acosadora a indemnizarle con 30.000 euros. La acosadora «vino manteniendo con el afectado una actitud de hostigamiento, gritándole con asiduidad, mofándose de él con imitación de algunos de sus gestos, machacándole y puteándole para ver si así se lo quitaba de en medio», reza la sentencia.

Dicha sentencia fue recurrida por los inculpados, pero la Sección Primera de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestimó el recurso de suplicación interpuesto.

David del Olmo y su abogado, Jesús Tierno, consiguieron ganar la primera sentencia que obliga al acosador laboral a pagar a la víctima.

Test de acoso laboral