En los últimos años ha habido un repunte de las reclamaciones de cláusulas abusivas bancarias. Explicamos cuál es el procedimiento que se puede utilizar.

Principales cláusulas abusivas

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de las demandas a entidades financieras se saldan con una sentencia a favor del usuario. Por este motivo, la cuestión principal por la que se desestima la reclamación suele ser el tiempo que tardan los tribunales en fallar. No hay que olvidar que el 98 % de las reclamaciones se saldan de forma favorable para el usuario. Además, hay que indicar que estos procesos pueden ser ejercidos por particulares y autónomos. Las principales cláusulas abusivas de los bancos son las siguientes:

  1. Cláusulas suelo. Esta es la más habitual y se aplicaba en las hipotecas. Consistía en que los bancos ponían un interés mínimo que estaba por encima de lo que dictaba el EURÍBOR. Los tribunales de justicia europeos obligan a que las entidades devuelvan aquellos intereses excesivos que se han cobrado. Eso sí, hay que comprobar los plazos de prescripción.
  2. Gastos de formalización. Estaba asociada a la constitución de las hipotecas o préstamos. El pago al notario o al Registro de la Propiedad entrarían dentro de esta categoría. En caso de que haya gastos cobrados que tuvo que asumir en exclusiva el usuario, se pueden reclamar.

Ha habido más casos como el de las participaciones preferentes. Si bien el periodo de reclamación ya ha finalizado, si la entidad financiera ofrece un producto financiero complejo y el cliente no tiene la capacidad de entender las características del contrato, también es posible reclamar ante las instancias judiciales.

Procedimiento de reclamación ante cláusulas abusivas

A la hora de reclamar por alguna cláusula abusiva, es importante comprobar si compensa o no. Por regla general, si se trata de menos de 3.000 euros, es posible que el coste de oportunidad sea mayor. Este es el motivo por el que solo suele compensar en casos como hipotecas de larga duración o préstamos de un gran valor. Hay dos opciones de reclamación, una interna y otra externa. Es conveniente conocer las características de cada una de ellas para mejorar.

Servicio extrajudicial de la entidad financiera

Aunque es discutible la efectividad de estos servicios, hay dos motivos por los que conviene dirigirse a ellos en primer lugar. Por un lado, porque en casos mediáticos y comunes la política de la entidad consiste en pactar una devolución con el usuario; esto es lo que ha sucedido con las participaciones preferentes o con las cláusulas suelos. La otra razón es que si se tiene que reclamar ante un juzgado convendrá acreditar que antes se ha recurrido por la mediación extrajudicial.

Tener en cuenta este elemento es importante y una demanda exitosa ha de contar con este supuesto. En cualquier caso, el profesional del derecho ya te indicará desde el primer momento las posibilidades.

Vía judicial ordinaria

La vía judicial ordinaria es la más efectiva, aunque se puede demorar en el tiempo. Nuestro consejo es que se pida asesoramiento a un profesional para ver en qué términos se ha de presentar la demanda. De esta manera, será más sencillo ganar el caso y conseguir la devolución. Una demanda bien presentada tiene muchos visos de prosperar y solo tienes que consultar mejor.

En función de cada caso, puedes recurrir a las jurisdicciones civil o mercantil. Ahora bien, convendrá tomar cuentas porque, además de los gastos, el periodo de resolución de los tribunales varía mucho según el territorio.

Conclusión

Como principio general, es conveniente contar con un experto en derecho civil y mercantil. En Tierno Centella te podemos ayudar porque contamos con un equipo de abogados multidisciplinares. Las cláusulas abusivas son una realidad que año tras año ha aumentado.

Una de las consecuencias de la crisis económica de 2009 fue que el grueso de la población perdió el miedo a demandar. Por lo tanto, hoy son muchas las opciones para defender mejor tus intereses. Curiosamente, a medida que pasan los años el porcentaje de demandas estimadas favorablemente para el usuario no hace sino aumentar. Esta circunstancia, además de decirnos que algo no funciona bien en el sector financiero, puede animarte a demandar. Ahora bien, para tener más posibilidades de ganar, siempre es bueno asesorarte con un profesional.

Somos conocedores de la idiosincrasia del sector bancario y podemos ayudarte a presentar las demandas que consideres oportunas. Estamos a tu servicio para ayudarte a reclamar tus derechos. Si has tenido un problema grave y quieres recuperar el dinero, nosotros te podemos ayudar.