Estar en una lista de morosos es una de las mayores cargas que puede sufrir un particular o empresa. En este artículo, explicamos cuales son las características de las dos más importantes y qué gestiones hacer para salir.

Lista de morosos: RAI y ASNEF

Las listas de morosos pueden ser empresariales o particulares. Conocer este detalle es importante porque los plazos de prescripción y las gestiones que se tendrán que hacer son distintas. Las listas más importantes son RAI y ASNEF. En los últimos años han aparecido otros registros pero las entidades financieras van a tomar estos dos como referencia.

El Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI)

El RAI incluye información sobre créditos o letras impagadas de personas jurídicas. Esto es fundamental, porque en ningún caso tendrá que constar información de personas físicas como tales. Si sucediese eso, el registro ya sería per se nulo de pleno derecho. El plazo de prescripción de la inscripción es de 6 años. Pasado este tiempo, no deberías estar en esta lista de morosos si no tienes deudas más recientes.

El fichero de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF)

El ASNEF es la lista de morosos más temida para el común porque es de personas físicas. La mecánica es similar a la del RAI, pero suele ser más extensa porque la inscripción es más sencilla. El plazo de prescripción de las deudas es igualmente de 6 años. A diferencia del RAI, el registro en ASNEF puede ser por multitud de motivos y cantidaes. Es mucho más fácil que estés registrado en esta lista. Por ese motivo, las reclamaciones son mayores porque llegan a lo cotidiano de las personas.

Conseguir asesoramiento legal especializado

El asesoramiento legal es necesario para salir de una lista de morosos. No nos engañemos, en la mayoría de las ocasiones resultará necesario gestionar una reclamación. Por desgracia, hay empresas que utilizan estos ficheros como una forma de presión sin que tengan razón. Un caso paradigmático es el de un servicio o suministro que en buena lid no se debería cobrar pero que la empresa quiere registrar. Cuando esto sucede, hay que tener en cuenta que, en un primer momento, la persona puede estar incluida en la lista aunque no le corresponda.

En estos casos, un abogado tendrá que recurrir a distintas instancias según el caso. En primer lugar, a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para reclamar que se retiren los datos de su cliente si no se ajustan a derecho. Si se está en desacuerdo con una deuda de un proveedor, hay que ir a la Junta Arbitral de Consumo. En el caso de que todos estos procedimientos fallen, quedará la vía judicial. Por lo tanto, son varias las opciones de respuesta dependiendo de la complejidad o gravedad del caso. Elegir la forma de reclamar más adecuada es fundamental para no perder el tiempo y el dinero. Es ahí donde un profesional del derecho ofrece un valor añadido a los clientes.

Nuestra experiencia nos dice que, ante estas situaciones, lo que procede es reclamar. No en vano, algunas compañías aprovechan estos límites para hacer colar deudas que no son tales. Además, el daño de imagen que se genera es importante, así como las opciones para obtener calificación crediticia. Finalmente, hay que destacar que en estos casos existe la posibilidad de reclamar daños y perjuicios en instancias judiciales.

¿Cómo ayudamos en Tierno Centella?

En el despacho de abogados Tierno Centella contamos con varias opciones para atender casos de derecho civil y mercantil. Por varios motivos, es conveniente no estar en una lista de morosos, máxime cuando no procede. Uno de nuestros trabajos es realizar las reclamaciones pertinentes y pedir responsabilidades. Hemos de decir que la jurisprudencia ampara a los consumidores y usuarios ante situaciones abusivas y conviene tenerlo en cuenta.

Nuestros servicios están enfocados al disfrute de particulares y empresas indistintamente para solucionar este tipo de problemas. Sabemos que estar registrado como moroso es un problema para conseguir financiación o contratar con la Administración. Por ese motivo, queremos facilitar las reclamaciones que, en ocasiones, no se realizan por desconocimiento. Estudiamos cada caso y diseñamos una estrategia para conseguir el objetivo deseado. Contamos con un equipo de profesionales multidisciplinar que cubre varios campos. De esta forma, podemos dar respuesta a una casuística que, por definición, es diversa.

Por todas estas razones, animamos a que contacten con nosotros. Estamos seguros de que podemos ofrecer un servicio integral en defensa de nuestros clientes. Así, se evitarán situaciones desagradables y que supongan un perjuicio económico.