Todas las personas que tienen a su cargo hijos o familiares poseen el derecho a optar a una reducción de la jornada laboral para cuidarlos. Este hecho se conoce jurídicamente hablando como guarda legal. 

La reducción de la jornada por el cuidado de los hijos es una de las principales medidas de conciliación entre la vida familiar y laboral. Este derecho está recogido íntegramente en el Estatuto de los Trabajadores y en la Constitución Española (artículo 39, dentro del principio básico de la protección familiar), por lo que los poderes públicos tienen que ser los garantes de que se cumpla uno de los derechos más importantes de la política, no sólo social, sino también económica. 

¿Cuándo puede ser solicitada la reducción de jornada?

La reducción de la jornada laboral, como hemos dicho más arriba, se regula por el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores y puede ser solicitada por guarda legal en los siguientes supuestos:

  • Hijos menores de 12 años. 
  • Hijos con cierto grado de discapacidad que no desempeñen una actividad remunerada. 

La posibilidad de solicitar una reducción de jornada laboral también corresponde a aquellas personas que tengan a su cargo un familiar directo que por enfermedad, edad o por ser víctimas de un accidente no puedan valerse por sí mismas y, por lo tanto, no puedan desempeñar de ninguna manera una actividad remunerada. 

La reducción de la jornada laboral es un derecho para quien tenga que cuidar a un menor que sufre cáncer o cualquier otra dolencia grave que requiera de internamiento en un hospital, además de constantes cuidados. El progenitor deberá acreditar tal circunstancia mediante el informe médico correspondiente. 

La duración máxima del permiso de reducción de la jornada laboral, por norma general, es hasta que el hijo cumple los 12 años y en casos especiales (enfermedades graves que requieren de hospitalización) es hasta que el vástago alcanza la mayoría de edad, es decir los 18 años. En el resto de casos no hay un límite de tiempo para acogerse a este permiso. 

En el Estatuto de los Trabajadores (artículo 37.6) se tipifica que la reducción de la jornada laboral tiene una duración que varía desde un octavo de dicha jornada hasta la mitad del tiempo estipulado de trabajo. 

Lógicamente la reducción del salario a percibir por un empleado irá acorde a la disminución del tiempo trabajado. Dicha reducción salarial será proporcional a la reducción de la jornada laboral. Esta circunstancia afectará al salario base percibido y a los complementos salariales que figuren en la nómina de un trabajador. Además, las cotizaciones correspondientes a la Seguridad Social también se verán afectadas. En caso de despido del trabajador, éste recibirá la indemnización íntegra correspondiente a la jornada completa y no a la jornada reducida. 

¿Cuál es el plazo para solicitar la reducción de jornada?

El plazo para solicitar una reducción de la jornada laboral será, normalmente, de quince días salvo que el convenio colectivo de la empresa en cuestión dictamine otro plazo. Deberá indicarse siempre la fecha en la que empieza y en la que termina este permiso. 

Es muy recomendable que la solicitud del permiso de la reducción de jornada laboral se haga por escrito, aunque la ley no establezca que esto sea obligatorio. El motivo es, simplemente, proteger los derechos del trabajador solicitante. Además, se ha de constar siempre cuanto tiempo se va a reducir la jornada de trabajo, el horario que se va a realizar durante este permiso y la fecha de su comienzo. 

Para finalizar destacamos que nadie puede ser despedido por solicitar una reducción de la jornada laboral. Como hemos mencionado, este permiso es un derecho pleno de los trabajadores y si se produjese un despido por tal circunstancia, este sería nulo a todos los efectos. 

La reducción de la jornada laboral es una de las herramientas más importantes de conciliación y equilibrio entre el trabajo y la vida familiar. Su disfrute por parte de hombres y mujeres representa un eslabón más en la igualdad entre ambos sexos. 

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:

descarga ebook incapacidad permanente.

¿Qué es la incapacidad permanente?