El alto tribunal vasco ha reclamado que haga extensivo la resolución «a todos los trabajadores bajo su responsabilidad».

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha declarado ilegales las circulares de la Academia de la Ertzaintza en Arkaute que restringían la libertad de elegir los horarios de trabajo por razón de la pandemia y ha constatado que la crisis sanitaria «no da vía libre a la Administración para cambiar de manera unilateral las condiciones laborales de la plantilla», ha informado el sindicato ELA.

La sentencia de la Sala de lo Social del 29 de octubre comunicada el pasado jueves ha considerado ilegales las circulares de 26 de marzo y de 8 de mayo de la directora de Relaciones Laborales y de la Dirección de la Academia de Arkaute, que restringía, incluso con carácter retroactivo, la libertad de elegir los horarios de trabajo, reduciendo la prestación de servicios a un único turno de 7 horas diarias por razón de la pandemia.

Esa circunstancia incidía de manera directa en la acumulación de horas en favor de la plantilla de laborales del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, en los llamados «permisos recuperados».

Además de ello, se restringía la posibilidad a las personas con reducción de jornada por cuidado de hijo o familiar a variar la misma al cambiar las circunstancias de horario de prestación de trabajo. Ahora el tribunal ha considerado que esa medida supone «una discriminación indirecta a las mujeres» en el artículo 6 de la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Hombres y Mujeres.

«Todos estos cambios en las condiciones de trabajo se tomaron de manera unilateral por parte de la Administración, sin contar en absoluto con la representación sindical y sin negociación real amparándose en la situación de excepción por razón de la pandemia de covid-19», ha indicado ELA.

«La sentencia deja claro que este tipo de circunstancias no dan vía libre a la Administración para cambiar de manera unilateral las condiciones laborales de la plantilla a su conveniencia y que, como todos, está obligada a cumplir la ley en todos sus extremos», según el sindicato.

También deja claro, ha añadido, la posibilidad de cada uno de los miembros de la plantilla de seguir defendiendo sus derechos a la hora de elegir la jornada como estaba pactada y el disfrute de las horas que deberían haber acumulado.

ELA ha exigido a la Administración que, considerando la sentencia, «revierta inmediatamente la situación generada por las circulares declaradas ilegales, y realice el cálculo de jornada acorde a lo que dicta la sentencia, realizando el recálculo de los permisos recuperados de la plantilla».

Igualmente, ha reclamado «que lo haga extensivo a todos los trabajadores bajo su responsabilidad».