Enfrentarse a una situación tan complicada como un despido, puede ser en muchas ocasiones difícil de afrontar. Dependiendo de la forma en la que actúes ante esta situación podrás sacarle más partido para no perder ningún derecho y no ser engañado. 

5 consejos para afrontar un despido 

En Tierno Centella, hemos preparado una serie de consejos que te pueden ayudar a saber cómo actuar ante la situación de ser despedido.

1. Exige la carta de despido por escrito 

Cuando una empresa procede a despedir a un trabajador debe redactar un documento que acredite esta acción. Este documento debe ser firmado por el empleado despedido, ya que esta acción no supone que se evite o se retrase. En esta carta se recogen los requisitos formales necesarios, que el trabajador a de leer detenidamente. 

El trabajador debe pedir una copia de la carta de despido, antes de firmarla, y comprobar que está es igual que la que se queda la empresa. Comprobar la fecha de la carta, ya que hay un tiempo estipulado para reclamar que empieza el día que se hace efectivo el despido, siendo 20 días hábiles.   

Ponga en la carta “no conforme” ya que de esta manera se asegura el poder reclamar, leer la carta tranquilamente y buscar asesoramiento en caso de necesitarlo, para no perder la oportunidad de demandar si está mal hecho el despido. 

Si el despido es verbal, se podrá demandar a la empresa si el trabajador lo considera injustificado.

2. Identifica el tipo de despido 

Dependiendo del tipo de despido hay unos requisitos y derechos diferentes. Estos son los tipos de despidos que encontramos: 

  • Despido objetivo la empresa tiene causas motivadas para despedir al trabajador, como pueden ser perdidas económicas, cambios en la producción u organización o problemas técnicos. En este tipo de despido la empresa debe dar un preaviso de 15 días al trabajador, desde que se entrega la carta hasta que el despido se hace efectivo, o pagar estos 15 días de preaviso o los que falten. 
  • Despido disciplinario puede ser considerando procedente improcedente o nulo. 
  • Procedente cuando las causas queden demostradas, no tendrá indemnización.
  • Improcedente cuando no se hayan seguido los requisitos formales por la ley, el empresario podrá optar por la readmisión del trabajador o una indemnización. 
  • Nulo se produce cuando están fundamentadas causas de discriminación prohibidas en la Constitución. Se readmite al trabajador pagando los salarios que no ha recibido desde la fecha de su despido.

Despido colectivo (ERE):  se produce cuando el despido objetivo afecta a un número de trabajadores dentro de la misma empresa. 

3. Comprueba todos los conceptos del finiquito y si la indemnización está bien calculada

El finiquito es un documento que recoge las cantidades que quedan pendientes de pagar al trabajador, días de vacaciones que no se han disfrutado, pagas extraordinarias, beneficios que se hayan devengado. Este documento debe ser revisado ya que puede poner que en ese momento se entrega el dinero, por lo que es importante no firmarlo si no se ha dado lo procedente. Debe declararse fiscalmente en el IRPF. 

La indemnización dependerá también del tipo de despido que sea. Por despido improcedente corresponden 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades. Por despido objetivo, o por un ERE (por causas económicas, organizativas, técnicas, etc.) disminuye a 20 días por año con un máximo de 12 mensualidades. 

4. Si no estás conforme impugna el despido 

Cuando un trabajador no cree que su despido sea justificado puede iniciar actuaciones de conciliación con la empresa. Como hemos comentado tiene 20 días hábiles a partir del despido para presentar una demanda de conciliación o mediación que dependerá de la autoridad competente de cada Comunidad Autónoma. 

Al presentar la solicitud, los plazos de caducidad se anulan, reanudándose al día siguiente de intentada la conciliación. Si no hay acuerdo entre la empresa y el trabajador, este, puede llevar su demanda a través de los Juzgados de lo Social antes de que acabe el plazo. 

 5. Solicita la prestación por desempleo o subsidio 

Una vez formalizado el despido el trabajador si tiene acumuladas suficientes cotizaciones puede pedir la prestación o subsidio por desempleo, teniendo 15 días hábiles para pedir cita en el SEPE. 

Es recomendable inscribirse como demandante de empleo ya que es obligatorio para solicitar cualquier prestación o estar apuntado al paro ya que tiene grandes ventajas. 

Si tienes un caso en particular que te genera dudas o necesitas asesoramiento, en Tierno Centella estamos a tu disposición, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.