Un despido nunca es algo que se reciba de buen grado. Pero, si además, se produce el despido por baja de larga duración, es algo frustrante. En Tierno Centella Abogados queremos enseñarte qué hacer.

Que no te engañen: el despido por baja de larga duración no está siempre justificado. A veces sí, por razones que explicaremos más adelante. Pero en otras ocasiones, no tenemos que resignarnos a que nos despidan y que nos den la indemnización. Si sientes que tus derechos como trabajador han sido vulnerados, tienes que actuar y ponerte en contacto con profesionales. De esta manera, este despido no caerá en saco roto.

Despido improcedente

Un despido por baja de larga duración, a veces, te lo llegas a justificar a ti mismo. Lo aceptas y admites que no debiste estar de baja tanto tiempo porque pusiste en juego la estabilidad de tu trabajo. Pero, en este caso, no es así. Cuando estás de baja, pasas por un Tribunal Médico que se encarga de examinar tu expediente para corroborar tu baja. Además, las visitas a este Tribunal Médico se realizan en periodo cortos de tiempo, por lo que hay un buen margen de control de la baja. Si es tu caso y es el mismo Tribunal Médico el que te alarga la baja, no pueden despedirte. Se trataría de un despido improcedente.

El despido improcedente es aquel despido que se produce de manera injustificada. Especialmente, cuando se inicia con un despido disciplinario o un despido sin aviso previo, la improcedencia se produce cuando no hay causa que lo promueva. Esto quiere decir que puede acabar en un despido nulo si se retira ese despido y vuelves al trabajo. O acaba con una indemnización.

Despido por baja de larga duración

El despido por baja de larga duración entra en un terreno en donde los derechos del trabajador y sus obligaciones están involucrados. Generalmente, cuando se produce una baja, se estudia el caso de a qué es debida la baja. Dependiendo del caso, el tiempo de recuperación debe estar más o menos establecido: un esguince, la rotura de un hueso, una hernia… Hasta aquí, bien. Se sabe que el trabajador volverá a su puesto cuando haya pasado el tiempo estipulado. El problema es que aparezcan complicaciones. En estas complicaciones entra la ética del trabajador y de la empresa.

Cuando se produce el despido por baja prolongada suele ser porque el tiempo de recuperación ha pasado y se está alargando más de lo debido. Por un lado, puede ser que haya complicaciones en la recuperación y necesite más reposo. Por otro lado, está el absentismo: el trabajador no quiere volver al trabajo, de manera que alarga la baja. Es aquí donde entra la ética. ¿Cómo reconocer si es cierta, o no, la baja?

Cuando se da un despido por baja prolongada, se puede arreglar con la readmisión del trabajador. Pero cuando, tras mostrar que la baja está justificada, el despido se mantiene intacto, es hora de acudir a profesionales que se encarguen de tu caso. Porque se trata de un despido improcedente y debes reclamar la indemnización que te corresponde. Especialmente, si se trata de una incapacidad permanente.

Acudir a profesionales

¿Qué hacer ante un despido por baja prolongada? Si resulta que se trata de un despido improcedente y que sabes que es injustificado, debes acudir a profesionales. Por muchos papeles que puedas presentar, necesitas de profesionales que corroboren e investiguen el caso. De esta manera, estarás seguro de que el despido improcedente cuenta con el respaldo legal que necesita. No dudes en acudir a abogados especialistas como nosotros.

  • Somos un equipo formado por abogados licenciados con muchos años de experiencia.
  • Estamos especializados en despidos.
  • También en Derechos del Trabajo y la Seguridad Social.
  • Procuramos un trato personalizado a cada cliente.
  • Contarás con asesoramiento jurídico.
  • Nos encargamos de asesorarte para que estés bien informado de los pasos que se realizarán y las medidas a tomar.

Contacta con Tierno Centella Abogados

Si estás ante un despido por baja prolongada, contacta con nosotros en Tierno Centella Abogados. No te resignes a perder tu puesto de trabajo por un mal médico ni te conformes con los argumentos que te den. Si estás seguro que el despido que has sufrido es injusto, cuenta con nuestro apoyo y el asesoramiento jurídico necesario para llevar a cabo las pertinentes acciones. Estaremos encantados de recibirte y escuchar tu caso. Y, a partir de ese momento, crearemos un plan de acción para que recibas el trato justo que te mereces.