El acoso laboral o mobbing busca atentar contra la integridad de una persona trabajadora. Es esta misma quien, ante esta situación o conducta, debe probar la existencia de tales hechos. Si queremos averiguar cómo demostrar mobbing, en este artículo conoceremos 5 formas.

¿Cómo demostrar mobbing en el trabajo?

El mobbing laboral es una situación o conducta que se produce de manera sistemática y durante un período de tiempo superior a los 6 meses. Esto quiere decir que, hechos puntuales, por muy denigrantes que puedan resultar, no se considerarían acoso.

En función de lo que se pretenda denunciar o reclamar, las pruebas para demostrar mobbing laboral serán más o menos sencillas de conseguir. En aquellos casos en los que se reclame el pago de los salarios pendientes, bastará con aportar el contrato y las nóminas recibidas.

El problema surge cuando queremos demostrar mobbing y no contamos con una prueba tangible. Esto sucede en las situaciones en las que el acoso laboral consiste en actitudes agresivas y violentas o, sobre todo, cuando se utilizan estrategias más sutiles. Hablamos, por ejemplo, de los rumores maliciosos, de hacer el vacío, de ignorar las ideas y aportaciones de la víctima o de ocultar información relevante.

Con frecuencia, el acoso laboral se produce cuando la víctima está sola. La presencia de testigos facilitaría la denuncia de tales hechos. En cualquier caso, para demostrar mobbing laboral, lo que debemos probar es la intencionalidad denigratoria. ¿Cómo podemos hacerlo?

A continuación conoceremos 5 formas que nos permitirán demostrar mobbing laboral. La buena noticia es que, puesto que hablamos de una vulneración de los llamados derechos fundamentales, basta con presentar pruebas de un indicio. Aquí se produciría, entonces, una inversión en la carga de la prueba. Sería la parte demandada quien tendría que aportar una justificación de los actos.

Cinco formas de demostrar mobbing laboral

De acuerdo con la ley, son 5 las formas de las que disponemos para demostrar  que sufrimos mobbing en el trabajo. Estas son el interrogatorio de las partes implicadas, el interrogatorio de los posibles testigos, la prueba pericial, la prueba de tipo documental y los informes realizados por personas expertas.

El interrogatorio de las partes

El interrogatorio de las partes es una prueba de gran valor para demostrar mobbing laboral. Recordemos que lo que necesitamos es probar la existencia de una situación que pueda indicar acoso. Es el indicio lo que nos adelantará el difícil trabajo de probar la intencionalidad denigratoria.

Si el proceso del interrogatorio lo lleva a cabo un abogado con experiencia y habilidad, podemos obtener buenos resultados. Los presuntos acosadores, como la persona empresaria o la responsable, tendrán que admitir que determinados hechos o situaciones han tenido lugar. De estos, es de donde habría que poder deducir que se ha producido acoso laboral.

El interrogatorio de los testigos

Las personas testigos serán quienes hayan presenciado las conductas denigrantes: generalmente, se trata de compañeros/as de trabajo. Sus declaraciones son de vital importancia para demostrar mobbing laboral. Sin embargo, el miedo a las represalias que pueda tomar la empresa suele dificultar que estos testifiquen.

Hay que tener en cuenta, por tanto, que pueden no acudir al juicio o que, de hacerlo, se muestren reacios a contar lo que saben al encontrarse ante a su propio responsable.

La prueba pericial

La prueba pericial consiste en un dictamen médico o bien psicológico. En este se detallarán las posibles dolencias que sufra o haya sufrido la persona demandante. Además de constituir una prueba para demostrar el mobbing laboral, sirve también para exigir una indemnización por daños.

La prueba documental

¿Qué es una prueba documental? Todos aquellos correos electrónicos, archivos de audio y de vídeo que muestren un trato denigrante. En el caso de los correos nos referimos, por ejemplo, a burlas, insultos, amenazas, órdenes de trabajo injustificadas, etc.

Las grabaciones de audio y de vídeo también tienen gran peso para demostrar mobbing laboral. La duda que nos surge aquí se refiere a la vulneración del derecho a la intimidad personal. Sin embargo, de acuerdo con la jurisprudencia, no se atenta contra este derecho cuando uno de los propios interlocutores graba las conversaciones.

Este tipo de prueba ha sido aceptado ya en múltiples ocasiones por más de un Tribunal Constitucional. También son relevantes los informes favorables que hayan sido emitidos por la Inspección del Trabajo y Seguridad Social (ITSS).

Los informes de expertos

La ITSS se encuentra dentro del grupo de expertos a los que un tribunal o un juez/a podrá solicitar informes. Con esta prueba se pretende demostrar mobbing laboral en aquellos casos en los que, la sutileza de los hechos, impidan su evidencia.

Tierno Centella es un despacho de abogados con una amplia experiencia en el campo del acoso laboral. También es uno de los principales especialistas que encontramos actualmente en nuestro país. Para contactar con nosotros, basta con rellenar este formulario y le responderemos con la mayor brevedad posible.

Test de acoso laboral