Aunque muchas veces pensamos en los despidos, el trabajador también puede solicitar la baja voluntaria. En el artículo hablamos del deber de avisar de una baja en el puesto de trabajo.

El preaviso de una baja en el puesto de trabajo

Como principio general, los trabajadores están obligados a informar a la empresa si van a causar baja. Hay que entender que este aviso es fundamental para no perder determinados derechos de retribución. Si no se avisa en tiempo y forma, se perdería la posibilidad de recibir algunas cantidades.

Baja temporal

Si esto sucede, se sobreentiende que si hay una causa sobrevenida no se tiene que realizar un preaviso con antelación. Para ello, solo se necesitará el justificante médico de la enfermedad o los certificados de nacimiento o defunción del familiar. Eso sí, es fundamental controlar con detalle los días que han corrido para que no se genere conflicto por el deber o no de aviso. Esto sucede cuando hay que sacar del cómputo vacaciones o días de asuntos propios.

En este caso, la notificación será cuando se origine el hecho. Ahora bien, es igualmente importante cursarla para que no se curse un despido disciplinario por absentismo.

Baja definitiva

La baja definitiva en el puesto de trabajo ha de ser notificada con una antelación mínima de 15 días naturales. Esta fórmula, que también se aplica cuando el empleador tiene que notificar la no renovación de un contrato temporal, se denomina preaviso. Esto es independiente de las circunstancias que la hayan originado. Además, y aunque el Estatuto de los Trabajadores permite hacerlo de forma verbal, aconsejamos que se curse por escrito; la carta certificada o con acuse de recibo son buenas opciones. La jurisprudencia al respecto indica que estos son los medios más aceptados para dar validez.

Es fundamental que la empresa tenga constancia de que, efectivamente, se ha notificado la baja. De lo contrario, se podría entender que esta, simplemente, no se ha notificado. En caso de que no se notifique, se podrán iniciar procedimientos disciplinarios. Como hay casos en los que puede haber discrepancia por la notificación, es importante comunicarla en un medio que deje constancia.

¿Qué sucede en caso de no avisar?

El problema de no avisar es que quien tiene el deber de hacerlo, si lo incumple, puede tener perjuicios. Es importante diferenciar los casos de la empresa del de los trabajadores. Las consecuencias son diferentes, pero igualmente negativas.

Si la empresa tiene que avisar y no lo hace, el perjuicio es que el contrato del trabajador se considerará automáticamente prorrogado. Hay que tener en cuenta que, si no se especifica, los contratos son indefinidos. Esto es lo que está establecido en el Estatuto de los Trabajadores. En consecuencia, lo normal es que se notifique el despido o la no renovación con 15 días de antelación como mínimo.

En cambio, si el deber de informar es del trabajador pueden pasar varias cosas. En caso de que notifique la baja fuera de plazo, la empresa le podrá descontar esos días del finiquito. Si no notifica una baja y no aporta documentación, el trabajador puede ser objeto de un despido disciplinario por absentismo. Es común que se dé cualquiera de las dos situaciones.

Hay otro aspecto marginal pero que en algunos casos se valora: los perjuicios por la decisión de marchar sin avisar. Aunque solo se da en determinadas áreas, es posible que la baja no justificada haya generado un lucro cesante en la empresa. Si esto sucede, se pueden reclamar responsabilidades económicas.

El servicio de asesoramiento de Tierno Centella

Lo cierto es que las obligaciones genéricas del preaviso también pueden variar en función del convenio. Por este motivo, y para no tener problemas, es fundamental asesorarse con expertos en derecho laboral. En Tierno Centella contamos con un equipo de expertos especializados en esta materia y con amplia experiencia. Hemos sido pioneros en ganar casos complejos y tenemos un conocimiento de la legislación española sobre baja en el puesto de trabajo.

Nuestro consejo es que, si tienes la más mínima duda, consultes a un abogado para saber cómo hacer valer tus intereses. Más vale prevenir que curar y, en caso de trabajadores con antigüedad o nóminas altas, te conviene. Huelga decir que te garantizamos profesionalidad y absoluta confidencialidad para defender tus intereses.

Podemos defender los intereses desde la perspectiva de la empresa o del trabajador. Además, asesoramos para que tengas que evitar el mal trago y así puedas conocer lo que establece la ley. Si necesitas abogados en derecho laboral para la baja en el puesto de trabajo, te animamos a que contactes con nosotros.