Los motivos por los que surge el mobbing en una organización siempre suelen guardar relación. De esta forma, es posible establecer con claridad las causas del acoso laboral. Su conocimiento ayuda a la víctima a tomar las medidas pertinentes.

Cuándo surge el acoso laboral

El acoso laboral o mobbing, aunque se potencia en determinados entornos, puede aparecer en cualquier organización. El motivo reside en que el origen del acoso se encuentra en la personalidad del acosador.

Así, las causas del acoso laboral se encuentran fundamentalmente en los rasgos de la personalidad de quien acosa. Esta persona se vería amenazada ante alguien que posee las cualidades de las que carece.

Se inicia así un juego de manipulación en el que los defectos o carencias del acosador son proyectados sobre la víctima. Y, al mismo tiempo, este anularía cualquier idea o mérito de esta última o bien se apropiaría de los mismos.

De esta manera, la envidia y los celos profesionales que genera la víctima son las causas del acoso laboral. Con frecuencia se trata de personas inteligentes y creativas, bien preparadas y que destacan por encima de los demás en el desempeño de sus labores. El temor del acosador es quedar visiblemente por debajo de esta persona, al quedar en evidencia sus deficiencias.

En numerosas ocasiones existe, incluso, una patología en la personalidad del acosador. Son, pues, personas narcisistas, manipuladoras y que carecen de empatía. Por ello, son capaces de torturar sin contemplaciones a la víctima, al no tener la capacidad de experimentar emociones que vayan más allá de la ira, el miedo o la envidia.

Parece ser también que otra de las causas del acoso laboral es la consideración por parte del acosador de que su actitud beneficia al grupo. No solo considera a la víctima como un riesgo para sí mismo y su puesto de trabajo, sino también una amenaza para la estabilidad de todo el grupo en sí.

Causas del acoso laboral

La respuesta agresiva o violenta de algunas personas es un mecanismo de supervivencia de la especie. Como también sucede con la ansiedad, por ejemplo. Sin embargo, hoy en día son reacciones que no aportan nada positivo y que, por el contrario, dificultan las relaciones y perjudican el clima laboral.

Una vez que se comprende la personalidad del acosador, resulta más sencillo establecer las causas del acoso laboral. A continuación, se detallan las razones por las que con frecuencia aparece el mobbing.

Resistencia a la manipulación

Cuando una persona tiene la capacidad de establecer límites y no se deja manipular por los demás, el acosador puede ver comprometido su juego y la consecución de sus objetivos. Acostumbrado a que los demás cedan ante él, comienza a darle un trato diferente, con humillaciones y marginación.

Además, esta actitud de la víctima será utilizada en su contra y vista como una falta de respeto. De este modo, la propia víctima pasará a ser vista como la culpable o la responsable del malestar que pueda aparecer.

Características personales o sociales

Como ya hemos comentado anteriormente, las causas del acoso laboral residen principalmente en los rasgos del acosador. Así, este tipo de personas responden al perfil de psicópata o sociópata, que aunque con ciertas similitudes, poseen importantes diferencias.

El perfil de psicópata resulta mucho más peligroso, pues al carecer de emociones y de empatía, rara vez se siente culpable por las acciones que lleva a cabo. Además, se trata de personas que nunca asumen la responsabilidad de sus actos. Intentar dialogar con ellos no lleva a nada.

Miedo o envidia

Puesto que no todos los acosadores tienen un trastorno de la personalidad, el miedo o la envidia que la víctima despierte bastan como causas del acoso laboral. En la actualidad, los/as jóvenes cuentan con una gran preparación académica, superior a la de muchos mandos intermedios y directivos.

Esta sensación de amenaza puede desembocar en el acoso laboral. Como una medida preventiva para evitar poner en peligro el puesto de trabajo.

Tareas y mandos poco definidos

Ciertas organizaciones poseen un entorno que favorece el mobbing. Así, una definición poco clara de las funciones de cada persona o los límites en la autoridad son también causas del acoso laboral. Además, los entornos en los que hay mucha competitividad o en los que esta se fomenta, son caldo de cultivo para la aparición de aquel.

Las personalidades egocéntricas y con un estilo autoritario son las que muestran tendencia a utilizar el acoso laboral. El objetivo que se persigue es demostrar quién queda por encima y marcar una línea que no puede ser traspasada.

Factores sociales y culturales

Existen otras causas del acoso laboral que están relacionadas con la sociedad. Así, los medios de comunicación a menudo dan una imagen de trabajadores/as infelices y frustrados que descargan su malestar en el trabajo. Además, la violencia en estos aparece de manera continua.

Por otra parte, no existe información suficiente ni formación sobre los trastornos de la personalidad. En conclusión, las causas del acoso laboral son diversas, aunque están relacionadas entre sí.

Para estudiar su caso en particular y poder identificar correctamente las causas del acoso laboral, puede ponerse en contacto con nuestro equipo de profesionales. Somos expertos en mobbing, con una larga trayectoria en este campo.

Test de acoso laboral