El acoso horizontal es una situación más recurrente de lo que se cree, sobre todo en el ámbito laboral. En el artículo se explica en qué consiste y cómo demostrarlo.

¿Qué es el acoso horizontal?

El acoso horizontal engloba todas aquellas situaciones de hostigamiento que se llevan a cabo entre los compañeros en una empresa. El equivalente en la escuela sería el denominado bullying. Tradicionalmente no se le ha dado la importancia que merece por ser secundario frente al acoso vertical. Sin embargo, son cada vez más los casos que salen a la luz. Tener en cuenta este aspecto es fundamental para saber diferenciar qué sucede y cómo afrontarlo.

Este tipo de acoso se puede manifestar de varias formas: la marginación consciente de la persona o atribuirle las tareas más pesadas. En los peores casos, se podría llegar a la agresión psicológica abierta o a la amenaza de agresión física. El principal problema es que, al no haber una relación de subordinación, es más difícil demostrar la situación. Por otra parte, para hablar de acoso tiene que haber un elemento de reiteración, que dificulta aún más la demostración.

Antes de nada, convendría dirigirse a la dirección de la empresa. Hay muchas compañías que ya han implementado protocolos contra el acoso laboral. Ahora bien, si esta opción no funciona, tendríamos que recurrir a la vía judicial. Por contra de lo que se pueda pensar, la empresa sigue siendo responsable.

Sin embargo, un punto juega a favor de la persona que sufre acoso: hoy la empresa es responsable solidaria. Por lo tanto, se podrán depurar responsabilidades económicas y penales.

Maneras de demostrar el acoso horizontal

Demostrar un acoso horizontal es difícil pero, afortunadamente, hay maneras de hacerlo. Aunque de entrada es complicado que sea fácil que valga con el simple testimonio. Resumimos las de uso habitual para que se tomen como referencia.

1. Recopilar pruebas documentales

El problema en los acosos horizontales es que no hay órdenes jerárquicas que se hayan dado por escrito. Ahora bien, sí existe la opción de recopilar conversaciones con compañeros que atestigüen la situación de acoso. Para ello, será suficiente con una grabación de teléfono móvil, aunque recomendamos que se hagan varias para que sean aceptadas como prueba en el juzgado.

2. Contar con testigos

Este elemento es fundamental, aunque difícil también de conseguir. En este caso, alguna persona que fuese compañera ha de dar fe de que había una situación de hostigamiento.  Como se está hablando de una situación de acoso horizontal, tiene especial valor. Si se demuestra que el testigo no tiene ningún tipo de interés, será una prueba importante en el juicio.

3. Realizar una revisión psicológica

En casos extremos, convendría que la persona afectada realizase una revisión psicológica. Hay que tener en cuenta que un perito puede declarar ante un tribunal y, de entrada, sus informes tendrán presunción de veracidad. Cuanto mayor sea la vinculación del perito con la empresa y menor con el demandante, más credibilidad tendrá. En cualquier caso, este paso es ineludible para tener posibilidades de ganar el pleito.

4. Presentar la denuncia

El acoso es, por definición, un procedimiento penal en el que la persona no renuncia a sus derechos patrimoniales. Por este motivo, si se desea un arreglo económico, es mejor negociar antes con la empresa. Si no es posible, es conveniente empezar cuanto antes el procedimiento penal. Nuestro consejo es que se analicen con criterio las posibilidades para tomar aquella decisión que más convenga a tus intereses.

Asesorarse con profesionales

Los casos de acoso horizontal en el puesto de trabajo requieren de un abogado especializado. No en vano, las dificultades para demostrar la problemática aconsejan el uso de un especialista en la materia. Eso es, precisamente, lo que podemos ofrecer en Tierno Centella.

Nuestro objetivo es defender tus derechos de manera que no pierdas el tiempo. Por ese motivo, estudiaremos con seriedad tu caso para ver las posibilidades de que disponemos.

Conclusión

En Tierno Centella contamos con una experiencia dilatada en el campo del derecho. Podemos ayudar a nuestros clientes en ámbitos como el derecho civil, mercantil, penal o Social. En el caso del acoso horizontal, hemos conseguido la primera condena a la empresa por responsabilidad solidaria. Contamos con un equipo de profesionales multidisciplinar que puede dar cobertura a situaciones diversas.

Por lo tanto, si necesitas que te defiendan en este tipo de situaciones, estamos a tu disposición. Contacta con nosotros para conocer todas las posibilidades que tienes a tu alcance. Si tienes problemas por acoso en la empresa, te podemos ayudar.