El impuesto de plusvalía es una de las figuras de derecho tributario más dispares en función del territorio. En este artículo explicamos qué es y cómo pagarlo.

El impuesto de plusvalía: hecho imponible y cuestiones a considerar

El impuesto de plusvalía, también denominado Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) es una figura impositiva que grava los beneficios de la venta de un inmueble o finca urbana. Existen otros impuestos que gravan la compraventa o los préstamos, pero este es específico para este tipo de bienes. Hay que señalar que este tributo lo tienen que afrontar por igual particulares y empresas.

Para que se pueda cobrar este impuesto se tienen que dar dos condiciones imprescindibles. La primera, que haya existido un incremento real del valor de venta del inmueble o terreno. La segunda, que este incremento se haya dado los últimos 20 años. Aunque existen pocos casos, si no hubiese un incremento real del valor, no procedería cobrar este tributo.

Por otra parte, hay que recordar que este tributo se liquida en el ayuntamiento en el que se ha originado el hecho imponible. Esto significa que, más allá del lugar de residencia, lo que cuenta es la ubicación del inmueble o terreno.

Otro elemento a tener en cuenta es la manera de calcular el importe a percibir.  Tan solo se va a tener en cuenta el valor catastral del suelo. Esto es fundamental porque puede haber incrementos en el valor de venta que no se correspondan con un incremento del valor catastral. Este es un punto que puede resultar confuso para muchos porque el valor catastral no suele corresponder al valor de mercado. De hecho, las actualizaciones que se realizan responden a varios criterios.

Aunque el hecho imponible lo fija el Estado, la recaudación es responsabilidad de los ayuntamientos. Lo mismo sucede con el tipo de gravamen, aunque nunca podrá exceder el 30 % de la plusvalía. En consecuencia, interesa, y mucho, saber cuál es el criterio actual de cobro por parte de la Administración.

La aplicación actual del impuesto de plusvalía municipal

El impuesto de plusvalía es una de las figuras de derecho tributario más controvertidas. El motivo radica en que los criterios de cobro de los distintos territorios son dispares. No en vano, y en aras de la autonomía municipal, cada ayuntamiento cobra lo que considera oportuno.

Como hay un problema endémico de financiación local, este instrumento se utiliza muchas veces para cuadrar las cuentas. No es necesario que digamos que, cuando se hace así, se suelen aplicar tipos impositivos más rigurosos. Este punto es fundamental de entender e, igualmente, conviene contar con asesoramiento profesional.

Por ejemplo, hay algunos ayuntamientos que lo han suprimido en la práctica. En los últimos años, la aplicación del tributo ha ganado dimensión política por una cuestión ideológica. No en vano, la legislación permite aplicar bonificaciones de hasta el 95 % en la cantidad a liquidar. Son casos anecdóticos, pero ya se están dando. También hay que decir que hay muchos ayuntamientos que, sin suprimirlo, se deciden a bajarlo.

El impuesto de la plusvalía es un tributo polémico por definición. En primer lugar, porque se presupone que siempre va a haber beneficios en la venta de un piso o terreno urbano. Otro motivo radica en que la Administración, en tiempos de crisis, busca nuevas alternativas de ingresos.

Otra cuestión a indicar es que muy pocos ayuntamientos aplican el tipo máximo del impuesto. Lo que sí sucede es que hay varias reclamaciones por parte del vendedor y la Administración. Hoy se utiliza el valor catastral como referencia, pero en el pasado se han tomado otros baremos.

Finalmente, hemos de indicar que el tributo también es polémico porque es un caso de doble imposición. Al fin y al cabo, ya se está pagando por los rendimientos de una venta con beneficios en el IRPF.

Conclusión

El impuesto de la plusvalía es uno de los tributos más complejos por las distintas interpretaciones, dentro del derecho tributario. Por lo tanto, te conviene conocer cuál es el criterio para no llevarte sorpresas desagradables. En Tierno Centella contamos con un equipo de profesionales que te pueden ayudar.

Como estamos especializados en derecho tributario, estudiamos cada caso para que tengas seguridad jurídica. Contamos con una experiencia contrastada y podemos defender los intereses de particulares y profesionales indistintamente. Podemos ayudarte a pagar menos en este tributo o a que la Administración no aplique tasas abusivas.

Por todas estas razones, te animamos a que nos conozcas mejor. Estamos seguros de que podremos dar respuesta a todas las situaciones que se te presenten.