El acoso vertical es la situación de hostigamiento que lleva a cabo un superior sobre un empleado o varios. En este artículo, explicamos las características de este delito y las soluciones posibles.

Características del acoso vertical

Para que se dé una situación de acoso vertical tiene que haber una relación de poder de una parte sobre la otra. Si no, estaríamos hablando de otra tipología de acoso, no necesariamente menos grave. La idea es que la persona con dominio utiliza esa posición para hostigar al subordinado. Hay que indicar que, en los últimos años, ha habido un cambio de paradigma. En el pasado se consideraba que las situaciones de acoso partían de personas individuales pero ahora hay conciencia de que esta puede ser una estrategia perversa de la dirección de la dirección.

Igualmente, es importante saber delimitar cada situación. Dentro de la categoría de acoso, podemos destacar las siguientes tipologías específicas:

1. Acoso sexual

Fue la primera problemática sobre la que se puso el foco porque, además, solía afectar a las mujeres. Un superior presiona a una empleada (o empleado) de forma insistente para obtener sus favores sexuales. Esta era una situación recurrente en el personal administrativo de las empresas, aunque hay que decir que la concienciación en este momento es mucho mayor. Además, cuando hay una situación de acoso sexual, parte de una persona en concreto, no tanto de la gerencia.

2. Acoso laboral

En este caso, el superior suele marginar a un empleado, mandarle hacer tareas que no le corresponden, amenazarla con rebajarle atribuciones si se queda embarazada o retirarle actividades. El objetivo final suele ser, bien la humillación de la persona, bien conseguir que pida la baja voluntaria. Por lo tanto, el acoso laboral puede perfectamente ser una estrategia de la empresa.

Tipificación delictiva del acoso

El acoso consta como delito en el Código Penal, concretamente en el artículo 173. Esto implica, por ejemplo, una pena de prisión de 6 meses a 2 años, sin que ello suponga una merma de las responsabilidades económicas del acosador. Concretamente, se hace referencia a aquellas personas que menoscaban la integridad moral de una persona mediante un trato degradante o que «realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles y degradantes». El articulado es lo suficientemente amplio como para defender los derechos de los trabajadores.

Otro aspecto igualmente importante es que el acoso, hoy, implica indemnizaciones. Antiguamente, se centraban en el responsable de la situación pero ahora también se puede demostrar que la empresa fue corresponsable de la situación, aunque no la instigase. Finalmente, hay que indicar que este tipo de medidas no excluyen la responsabilidad civil. Es habitual que las condenas que no se saldan con prisión sí incluyan una indemnización por daños y perjuicios.

Recabar pruebas para demostrar un acoso

Muchas veces el proceso de recopilar pruebas para defender un caso de acoso vertical es complicado. No obstante, sí podemos indicar los siguientes aspectos para facilitar el trabajo:

1. Pedir por escrito todas las resoluciones de tus superiores referentes a cambios en el puesto de trabajo. De esta manera, habrá una constancia documental en caso de trato abusivo. En un juicio, cualquier documento que parta de la empresa tendrá especial importancia para tomar decisiones.

2. En caso de que se esté recibiendo un trato degradante, puede ser bueno grabar algunas conversaciones. Aunque será el juzgado el que determine la licitud de esta prueba, a veces ayuda. De hecho, en algunos casos puede ser crucial, sobre todo si son continuadas en el tiempo.

3. Otro aspecto igualmente importante es contar con testigos entre los compañeros de trabajo. No obstante, somos conscientes de que este punto suele ser más complicado. Un testigo que haya sido compañero de la empresa puede aportar una información crucial.

Conclusión

En los últimos años, ha habido una creciente concienciación por parte de la sociedad acerca de la problemática del acoso. Muchas personas acaban tomando bajas por depresión o marchan del trabajo sin defender bien sus derechos. En consecuencia, hablamos de una problemática hacia la que hay una gran sensibilidad.

En el bufete de abogados Tierno Centella estamos especializados en casos de acoso. Defendemos tus intereses con éxito, ya sea en casos de acoso vertical u horizontal. Hemos sido pioneros en conseguir una condena solidaria de la empresa en casos de acoso horizontal. Trabajamos indistintamente en las jurisdicciones civil y penal, siempre buscando la defensa de nuestros clientes. Por estos motivos, consideramos que te podemos ofrecer garantías.

Te animamos a que contactes con nosotros si necesitas un abogado especialista en estos casos. Estamos seguros de que quedarás satisfecho con nuestros servicios.