La generalización de las empresas capitalistas en la segunda mitad del siglo XIX fue paralela a la de las patentes. El derecho de propiedad industrial, pues, es un aspecto que interesa a todas las compañías.

Aspectos que regula el derecho de propiedad industrial

El derecho de propiedad industrial regula diversos aspectos en las empresas. Por lo tanto, es una parte fundamental en el derecho civil y mercantil. Lo más importante, no obstante, es que se defienda el derecho de un creador a disfrutar de los beneficios de su idea o de la empresa a que esta no se filtre. Por este motivo, hay algunos aspectos de uso común que conviene conocer.

Confidencialidad

La confidencialidad es un elemento básico en las empresas. Sobre todo, cuando se trata de trabajadores que tienen acceso a información sensible. La mayoría de las compañías establecen limitaciones prácticas consistentes, por ejemplo, en que un empleado no puede desvelar determinados datos porque, si no, incurriría en espionaje industrial. Las sanciones contemplan el despido disciplinario, pero también una indemnización por daños y perjuicios. Hoy es habitual que los nuevos trabajadores de una empresa suscriban una cláusula de confidencialidad y de exclusividad que se puede prolongar durante unos años.

Igualmente, el principio de confidencialidad se aplica a determinadas profesiones liberales, aunque con el objeto de defender la intimidad del cliente.

Patentes y marcas

Junto con los derechos de autor, las patentes y marcas son uno de los elementos distintos. Una patente es un derecho sobre un prototipo industrial que permite utilizar y explotar la idea con exclusividad durante un determinado periodo de tiempo, usualmente no superior a 20 años. No obstante, es muy importante indicar que la duración de este derecho varía en función del Estado. Además, tienes la opción de patentar para todo el mundo o solo para la Unión Europea. La tendencia general es que las grandes empresas de eCommerce patenten los nuevos diseños que idean. Esto sirve para tener preferencia y poder explotar todos los beneficios sin tener que compartir la tecnología.

El segundo aspecto igualmente importante es el de las marcas. Una marca permite utilizar un logotipo e imagen con exclusividad por parte de una empresa. Este aspecto es esencial en compañías con una línea de negocio consolidada. En condiciones normales, dispondrás de la marca de forma indefinida si la renuevas cuando corresponde. De esta manera, el proceso es mucho más sencillo aunque tener la marca en exclusiva puede no ser lucrativo.

¿A quién interesa defender los derechos de propiedad industrial?

Hay la creencia sesgada a considerar que la defensa de los derechos de propiedad industrial es interés de un único colectivo. Lo cierto es que no es así y que son varios los actores implicados. En los últimos años, el cambio de paradigma en las relaciones contractuales implica, también, nuevas formas de relación y de gestión del talento. Por lo tanto, hay que destacar tres agentes implicados:

  1. La empresa. Normalmente, es la compañía la que invierte un dinero para que rindan sus inventos e ideas. En consecuencia, es fundamental defender bien estos intereses. El intrusismo o el uso no autorizado pueden no ser delito si no se han registrado en tiempo y forma las patentes o si no se han establecido cláusulas de confidencialidad.
  2. El profesional. Muchas veces nos olvidamos de que, detrás de una idea, hay una persona que ha invertido un trabajo. Por lo tanto, no se debería obviar ese factor porque, de lo contrario, se puede trabajar sin recibir una remuneración. Conocer este punto te permitirá gestionar con sabiduría todas estas situaciones, defendiendo tus intereses.
  3. La Administración. A las administraciones les interesa regular el derecho de propiedad industrial para que no se pierda el talento. En consecuencia, lo normal es que la mayoría de los países regulen este aspecto con garantías para asegurar el bien común.

Conclusión

En Tierno Centella Abogados contamos con un equipo de profesionales del derecho civil y mercantil multidisciplinar. Se trata de que no tengas problemas cuando vas a defender unos derechos de propiedad. La gran ventaja es que tenemos la formación necesaria para defender tus intereses tanto si eres empresa como si eres particular. De esta forma, lograrás sacar rendimiento a tus ideas o a tu tecnología punta.

Por lo tanto, te interesará contar con especialistas para no tener problemas.  Al fin y al cabo, contar con una buena cobertura legal es la mejor garantía de defensa de tus intereses. Te animamos a que contactes con nosotros para conocer todas las opciones que te podemos ofrecer. Estamos a tu disposición.