¿Existe actualmente una buena conciliación laboral? Si eres un trabajador, quizá te pase por la mente siempre esta pregunta. Si eres empresario, debes conocer algunas medidas para que tu empresa destaque por ello.

La conciliación familiar es una de las cosas mejor valoradas por los empleados, sobre todo cuando se plantean entregar el curriculum para un nuevo puesto de trabajo. Todos sabemos que debemos trabajar para conseguir nuestro sustento, pero, ¿es realmente necesario tener que sacrificarnos y dedicar prácticamente el total de nuestra vida a ello? También existen facilidades para conseguir salir del clima laboral y poder desconectar día a día.

Las empresas pueden, y deben, facilitar las cosas en este aspecto. Si eres gerente o tienes una compañía puedes optar por dos caminos: hacerlo y contar con una buena conciliación laboral o no. Sin embargo, los empleados que tengan una mejor conciliación son aquellos que se desvivirán por tu empresa, serán más productivos y, por tanto, generarán más beneficios. Por ello, puedes descubrir 10 medidas necesarias para conseguirlo.

Jornada intensiva para ayudar a la conciliación laboral

Una de las mejores medidas para conseguir que tus empleados puedan conciliar su trabajo y su vida familiar es implementar la jornada intensiva.

Pensando especialmente en aquellos empleados que cuenten con hijos a su cargo, es correcto implementar el horario de 8 a 15 horas, sobre todo del 1 de junio hasta el 30 de septiembre. Una buena forma de hacerlo es pensando en aquellos que tengan hijos menores de cinco años, sin plantearse la rebaja del salario.

Aparte, se recomienda también crear un modelo para incluir un servicio de asistencia especial para aquellos menores de 12 años. De esta forma, los empleados con hijos no perderán oportunidades y agradecerán este gesto a la empresa.

 

Fomentar el teletrabajo 

El teletrabajo es algo que la mayoría de empleados piden actualmente. Sobre todo, aquellos que se acaban de incorporar al mundo laboral.

Las cosas están cambiando. Hoy en día, la mayoría de trabajo de oficina se puede realizar con poco más que una conexión a Internet. Por ello, pocos entienden que no puedan trabajar algún día desde casa y aparecer en la empresa tan solo para algún tipo de reunión donde dejar aclarados los objetivos de la semana o el mes.

En concreto, para mejorar la conciliación laboral puedes comenzar implementando un día a la semana donde los trabajadores puedan beneficiarse de trabajar desde casa. Verás como mejora el humor y la productividad de los mismos.

 

Implementa la flexibilidad horaria

Otra buena medida para ayudar a conseguir esa conciliación familiar es implementar la flexibilidad horaria. Es decir, que los empleados tengan un margen para entrar o salir que pueda adaptarse a sus necesidades.

Estos márgenes pueden ir desde las 7:30 a las 9:30h para entrar al trabajo y poder salir de 16:00 a 18:00h en horario de invierno. En el caso del verano, sería salir entre las 14:30 y las 16:30 horas. Los viernes, a partir de las 14:00h.

De esta forma, cada uno de los empleados puede adaptarse el horario como mejor le convenga. Por ejemplo, es muy útil para los padres que tienen que llevar o recoger a sus hijos del colegio. Además, si algún día te surge algún plan, tienes la tranquilidad de saber que entrando antes podrás salir también antes, y viceversa.

Días de jornada continua

Una de las opciones que puedes plantearte es apostar por los días de jornada continuada.

Estos no deben tener un horario de salida no más tarde de las 15:00 horas para todos los viernes del año y vísperas de festivo. Además, en caso de fiesta local también puedes optar porque los empleados salgan a las 15:00 horas durante tres días al año.

De esta manera, aquellos que vayan a aprovechar el fin de semana para salir de viaje o algo por el estilo, tienen la oportunidad de hacerlo sin necesidad de pedir horas o de pedirse un día más de vacaciones.

 

Periodo vacacional

Las vacaciones son otra de las cosas más importantes a tener en cuenta cuando se coge un nuevo empleo.

Un buen incentivo es implementar 26 días laborables de vacaciones anuales, teniendo la posibilidad de disfrutarlos fraccionados hasta el 31 de marzo del año siguiente. Además, los días 24 y 31 de diciembre se pueden considerar festivos para mejorar la conciliación laboral.

Esto es algo que los trabajadores agradecerán, pues existen días señalados que, aunque no son fiesta a priori, son importantes debido a nuestras tradiciones como Nochebuena o Nochevieja.

Importancia de la paternidad y maternidad

En el caso de que algunos de tus empleados sean padres o madres, habrá medidas especiales para ellos.

Por ejemplo, dos semanas de permiso retribuido antes de dar a luz, 60 de permiso no retribuido por adopción internacional, o una excedencia para cuidar a un hijo por un período no superior a 3 años. Siempre reservando el puesto de trabajo.

Todo esto hará que los empleados se sientan tranquilos de ser padres y saber que pueden conservar sus trabajos y disfrutar de ambos aspectos de su vida.

Beneficios por antigüedad

Para aquellos que hayan desarrollado su trayectoria profesional en la empresa debe existir algún tipo de beneficio extra.

Por ejemplo, cuando un empleado lleve más de 25 o 35 años de permanencia en la compañía. También para los que son mayores. Se puede incrementar las vacaciones para los trabajadores que cuenten con 60 años o más.

Esto mejorará el clima laboral y conseguirá que los empleados quieran jubilarse en tu empresa.

Igualdad

Se puede, además, desarrollar un plan de igualdad con el fin de sacar un diagnóstico de la situación real de la empresa.

A través de este, se podrán adoptar medidas para romper ese famoso “techo de cristal”, y por tanto, contribuir a mejorar la conciliación labora, sobre todo en el caso de aquellas trabajadoras mujeres.

Asimismo, elaborar un plan de conciliación puede servir para abordar el problema e implantar medidas para favorecer este derecho de los empleados.

Cuidar la salud de los familiares

O, al menos de forma indirecta. Los trabajadores se sentirán más a gusto en el trabajo sabiendo, por ejemplo, que si le ocurre algo a algún familiar pueden obtener un permiso para cuidarle.

Esto se traduce en cuatro días naturales, además, aquellos que deban desplazarse fuera de su localidad de residencia para ofrecer dichos cuidados podrán disfrutar de dos días más. También deben tener la posibilidad de disfrutarlos de forma fraccionada y por horas.

En caso de que tuviera que suceder una intervención quirúrgica con la consiguiente hospitalización, podrán disfrutar de tres días naturales más.